Vacaciones septiembre 2013. 2ª parte

¿Dónde estaba…..? ¡A sí!

Nuestra visita llegó por la noche, al aeropuerto de Ciudad del Cabo, fuimos a recogerlos, Clara incluida.

La espera se hizo un poco larga, pero no importaba, estábamos deseando abrazarlos.

 

Según les recogimos, después de los abrazos, les llevamos a cambiar dinero y les avisamos… “mañana a las 5 de la mañana todos arribar que tenemos que ir a ver los tiburones” (a mi padre casi le da un “flush” jijijiji)

 

Nada más llegar nos dieron algo de desayuno, que yo…. vamos, que me mareé en el barco…

Nos explicaron cómo iba a ser la jornada, las condiciones del mar, que no podíamos intentar tocar a los tiburones….. vamos, lo normal 😛

Así que ya estamos en el barco, el neopreno puesto, sentados esperando nuestro turno. Y por fin nos toca.

La verdad, por si os lo estáis pensando, es una experiencia chula, una pena que nosotros pillamos un mar turbio, sólo podíamos ver los tiburones cuando estaban rozando los barrotes. Aún así, me gustó, es toda experiencia ver pasar a tu lado un “pez” más grande que tú.

 

Al igual que el día anterior, fuimos a ver la colonia de focas, hubiera estado bien ver a uno de esos enormes tiburones cazando, pero… no pudo ser.

_MG_3214.jpg

De todas formas no nos podemos quejar porque, al volver, vimos de nuevo ballenas.

A parte de los tiburones, pudimos ver ballenas.
Nandi agotado…

 

Mi padre nos esperaba en la orilla junto con Clara. La verdad, no me importaría repetir…

 

 

NOTA: el avistamiento de ballenas y el de los tiburones lo hicimos con Aventura Sudáfrica (www.aventurasudafrica.com), todo sea dicho, nos gustó mucho la organización.

Pasamos en Ciudad del Cabo un par de días, visitamos la Table Mountain, una pena que hubiera niebla, porque nos perdimos el paisaje.

En la Table Mountain (Ciudad del Cabo)

Al bajar les llevamos en coche hasta el comienzo de la ruta que hicimos Nandi y yo la vez anterior ¿te acuerdas?

También visitamos el Barrio Judío, donde las casas son de colores chillones (“chillantes”). Esto es una herencia del apartheid cuando a los “no blancos” no se les permitía usar este tipo de colores, debían utilizar tonos claros.

Garbiñe de “camuflaje”
_MG_3291.jpg
A las palomas les gustan estos colores.
_MG_3295.jpg
Orange

En este barrio encontramos una cafetería, pertenecía a los LMMC Coffee: Los Muertos Motorcycles , un grupo de moteros, el café es una mezcla entre taller, tienda y cafetería. Los chicos fueron muy amables y nos dejaron hacer fotos.

LMMC Coffee: Los Muertos Motorcycles

LMMC Coffee: Los Muertos Motorcycles

 

Nos dimos una paseo con el autobús rojo turístico que también habíamos usado la vez anterior. De esta forma Juan, Charly y Garbiñe pudieron conocer un poco más de esta cuidad que, dicho sea de paso, les gustó mucho.

 Entramos en una súper tienda de diamantes (no compramos nada) donde había un león disecado (pobre) y Clara decidió “retarlo” a ver quién de los dos abría más la boca.

13092013130.jpg

Quisimos comprar un Ferrari, pero no nos convenció eso de tener el volante a la derecha 😛

Harbour House Restauranthttp://www.harbourhouse.co.za/

_MG_3428.jpg

Porfa, reducir al máximo el uso de plástico... reciclad, reutilizar... no se degrada y acaba en nuestro organismo, lo heredamos, lo comemos, nos intoxica...

Porfa, intentad reducir el gasto de plástico. Acaba en el mar y terminamos comiéndonoslo en el pescado y el marisco… si no lo hacemos por el medio ambiente, hagámoslo por nosotros mismos, intoxica nuestro organismo afectando incluso en el desarrollo fetal.


Cuando nos dirigíamos a ver los pingúinos unas ballenas decidieron acercarse a la costa. El tiempo se paró y durante unos minutos pudimos disfrutar de esa parte de la naturaleza que a todos nos dejó sin palabras.

Avistamiento de ballenas desde la costa.

El día no era especialmente bonito, pero no evitó que viéramos los pingüinos y nos sacaran una sonrisa con su forma de andar. Como un equipo bien organizado entraban y salían del mar en grupos haciendo nuestra delicia.

 _MG_3353.jpg

Pingüino.jpg

Se acaba la visita, Nandi trabaja al día siguiente, nos vamos al hotel, unas cervezas y a la cama…

Al día siguiente, 1.000 km por delante ¡ánimo!


Mientras Nandi trabajaba nos fuimos  a Kimberley y visitamos el Big Hole, un museo asentado en una antigua mina que es el agujero más grande del mundo hecho a pico y pala. Fue una de las primeras minas de diamantes de Sudáfrica. En estos momentos ya no se explota, pero sirve para recordar la historia de cómo el ser humano es capaz de rasgar la tierra por vanidad y avaricia.

El Big Hole Kimberley

Otro día nos fuimos a Bloemfontein, no tengo muchas fotos que mostrar porque aquel día fue como si el infierno hubiera decidido salir de paseo. Una tormenta de arena roja  se asentó en esa zona, lo cubría todo, el viento hacía que se nos metiera la arena y el polvo en los ojos. Ni siquiera fuimos capaces de ver la estatua de Mandela, estábamos decididos, pero “una señal” nos indicó que era mejor que nos fuéramos a casita.

De todas formas os dejo unas imágenes del Cheetta Experience donde, ese día, tenían una especie de ciervo pigmeo recién rescatado de una valla. Este mini ciervo convivía con una cría de guepardo que no le dejaba dormir lo cual le irritaba mucho.

También hubo tiempo para descansar, nuestros visitantes estaban agotados, bueno sobretodo mi madre que, suponemos que en el barco, se enfrió y se constipó. Así que suspendimos una de las visitas y ¡relax!

Para despedir la aventura fuimos a pasar la noche en las Augrabies Falls, que bonito pasear por la noche, a la luz de una luna completamente llena que hacía que no fuese necesario una linterna.

Augrabies Falls por la noche

¡Y ya! esté fue nuestro septiembre lleno de amor y ajetreo. Muchas gracias papá, mamá y Juan por la visita.

¡¡¡¡OS QUIERO!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*