Vacaciones septiembre 2013. 1ª parte

Septiembre 

Este mes nos llenó de energía, aún lo recuerdo con cariño y con una sonrisa. Mis padres y Juan (el cuñado de mi hermano) vinieron a hacernos una visita, a pasar casi 15 días con nosotros.

Juan tenía un sueño, bañarse con tiburones blancos. Mis padres, estar conmigo en este recóndito país.

Nosotros tres bajamos unos días antes para conocer Mossel Bay y Swellendan. Fuimos a ver ballenas y les recogimos para comenzar sus vacaciones, tiburones, Table Mountain, Ciudad del Cabo…. bueno vamos paso a paso….

Salimos de casa dirección Mossel Bay, ya sabéis kilómetros y kilómetros de carretera monótona, con alguna que otra anecdota;

Mapa 1.jpg

 

Poco a poco a la tierra le empezaron a salir arrugas, las montañas se iban alzando y nosotros íbamos directos a ellas.

¿Qué edad tiene la tierra?
¿Qué edad tiene la tierra?

La carretera se adentró en esa imponente masa de granito, sin túneles, siguiendo el cauce de un pequeño río, algo parecido a la carretera que une Riaño y Cangas de Onís, pero en pequeñito.

Que pequeñita me siento cuando viajo por desfiladeros.

Llegamos a lo que parecía un centro de interpretación  y decidimos bajarnos a estirar las piernas.

Estábamos en  Meiringspoort, la primera carretera que unió Klein & Great Karoo.

Hay una caída de agua así que fuimos a buscarla. La verdad es que era un rincón pequeño, pero lleno de paz, Clara se lo pasó genial olisqueando.

 

Reanudamos la marcha; cruzamos De Rust, una zona conocida por sus granjas de avestruces y por Swartberg Mountain Range, un parque natural muy recomendado por diferentes actividades al aire libre como senderismo por paisajes increíbles.

 

Llegamos por fin a Mossel Bay, una ciudad costera que está dentro de la Garden Route. Fue en 1488 cuando Bartolomeu Dias llegó a estas costas y encontró una fuente de agua dulce con la que rellenar sus reservas.

A partir de Dias otros navegantes como Vasco de Gama llegaron a esta bahía.

Hoy en día es una ciudad que se mantiene como puerto pesquero principalmente.

Tras dejar las cosas en el hotel Linkside 2 Guest  House, decidimos darnos un paseo por la ciudad antes de que se nos fuera el sol, que sólo nos dio tiempo para visitar el puerto.

Nikita

De ahí nos fuimos a cenar, no elegimos muy bien el sitio, en cuanto a comida se refiere, no estaba mal, pero no era nada del otro mundo, teniendo en cuenta que estamos en una zona de pescado, lo que sí mereció la pena fue el paseo por la playa, ver correr a Clara y poder cenar con ella en la terraza sin tener que dejarla en el coche.

¡¡¡A cenar!!!

De ahí, a la cama… pero no sin antes tomarnos un café en el Havana que, por supuesto, no puede faltar allá donde vamos.

Al día siguiente nos levantamos pronto, queríamos ir a vivir una experiencia especial, un paseo con leones. Así que directamente a desayunar, El desayuno.

Las vistas

Éramos un grupo de unas 10 personas, nos encontramos con los leones al poco de salir. El paseo era por el campo, por una finca enorme. Nos acompañaba una chica que hacía de guía contándonos cómo vivían los leones (que por cierto estaban dormidos porque están despiertos por la noche y en cuanto sale el sol se van a dormir), los hábitos, comida, comportamiento… etc. A parte había otros dos chicos, cada uno de ellos con una estaca larga, con un cacho de carne en la punta, y una bolsa en la cintura con más carne.

De paseo con leones…

Los leones eran como gatos enormes mirando ese cacho de carne y pasando completamente de los visitantes entusiasmados y emocionados por estar tan cerca de ellos. “Acercaros” dice la chica, “poneros aquí y os podéis sacar una foto junto a ellos”. Así que allí fuimos, valientes como exploradores, situándonos a solo un metro de los “gatitos” que sí, que pasaban de nosotros, pero… ¿y si les da por probar carne fresca….? _MG_2593.jpg

El rey León

_MG_2607.jpg

Seguimos el paseo hasta una charca, allí se coloca el macho en el suelo y la hembra sobre un tronco (todo orquestado perfectamente) “Podéis acercaros y tocarla….” así que… ya podemos decir que hemos acariciado un león, madre, cuando se gira y te mira con esos preciosos ojos, impone, impone muuuchooo.

Un poco más de paseo y…. ¡a dormir! que os lo habéis ganado. _MG_2647.jpg

 

 

Volvemos a Mossel Bay para visitar el museo marítimo donde, en principio, no se pueden meter perros pero nos dejan, y podemos pasearnos con Clara.

Este es el árbol de correos, se llama así porque uno de los navegantes que llegaron a Mossel tras una tormenta, dejó un zapato con una nota explicando lo que había sucedido, las bajas y condiciones en las que encontraban.

El destinatario de la nota la encontró y a partir de ese momento este árbol se usó como “buzón”. En la actualidad ya no se utiliza este método pero aún se mantiene el árbol y el recuerdo de aquello.

 Mapa 2.jpg Partimos de Mossel dirección Swellendam.

Swellendam es la cuarta ciudad más antigua de Sudáfrica, tiene unas casas de típica arquitectura alemana y, en mi opinión, se podría llamar “la ciudad religiosa” porque, sólo en la calle mayor, contamos 9 iglesias.

Dejamos las cosas en el hotel, Aanhuizen Guest House,  y nos recomendaron un sitio “familiar” para cenar, el restaurante Sabine’s Drostdy Restaurant, 100% recomendable, la pareja que lo lleva es fabulosa, tienen decorado el restaurante con miles de objetos de CocaCola y latas, por supuesto. Son unos apasionados de las motos y, al saber que éramos españoles en seguida mencionaron a Jorge Lorenzo.

Sabine’s Drostdy Restaurant.<br /><br /> 100% recomendable.<br /><br /> http://www.swellendamtourism.co.za/eat/drostdy-restaurant-formerly-sabines/

 

Sabine’s Drostdy Restaurant<br /><br /> Una colección increible de productos de CocaCola y unos dueños de lo más amables.

 

La comida, mmmmm, la comida, una de la mejores que he probado, de hecho, he comido la mejor crema de champiñones de mi vida.

Creo que la mejor crema de champiñón que he comido en mi vida.

¿Un paseo por Swellendam?

 

Seguimos nuestro periplo hacia Ciudad del Cabo, donde nos iremos pronto a dormir porque mañana queremos levantarnos pronto para ir a ver Ballenas.

Al poco de salir de Mossel, encontramos una pequeña tienda junto a la carretera “Cheese shop” (la tienda del queso) ¡y vaya si tenían queso! Si eres un amante del queso no puedes perderte este sitio. Y para los más golosos tenéis mermeladas caseras y confituras.

Siguiendo nuestros planes, llegamos al hotel Fullham Lodge y a la camita.

_MG_2946.jpg

Mamá y bebé ballena.
_MG_3040.jpg
¿y tú qué miras?

Que emoción, que bonitas, que grandes, y una de ellas iba acompañada de su cría ¡aún hay esperanza!

_MG_2968.jpg

Esa noche llegaban nuestros visitantes, los recogimos en el aeropuerto y…. bueno, esto mejor lo dejo para la siguiente parte de estas vacaciones.

¡¡¡¡Besos!!!!

  Álbum completo PINCHA AQUÍ

 

Vacaciones Septiembre 2013

 

Un pensamiento sobre “Vacaciones septiembre 2013. 1ª parte”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*