Reserva Natural Witsand

Buscando algo que hacer cerca de donde vivimos, encontramos esta reserva, The Witsand Nature Reserve.

Para llegar a ella, tenemos que ir por caminos de grava, eternas rectas blancas, llenas de baches que hacen que el camino sea más interesante jijiji Menos mal que nos movemos con un coche todo terreno…

_MG_1695.jpg

Es curioso, porque habíamos grabado las coordenadas en el GPS, pero la carretera parecía que no nos llevaba a ninguna parte.

En un momento dado llegamos a un cruce y no sabíamos bien hacía dónde ir. Como sabíamos que la reserva estaba al otro lado de unas montañas elegimos el camino que iba en esa dirección. Junto a ese cruce, había un árbol con uno de esos nido gigantes que vimos también en el Kalahari.

Estos nidos los construyen pájaros del tamaño de un gorrión, y viven todos juntos aportando cada año más y más material. El problema es que llega un momento cuando, alguna de las ramas elegidas, no aguanta con el peso y se rompe.

Por supuesto no veíamos a nadie, era pronto por la mañana y conducíamos «hacia ninguna parte». Bueno, no vimos a nadie, pero sí  varios de estos pequeños animalillos, creo que son Klipspringer, son muy pequeños, los machos tiene unos pequeños cuernos y no miden más de 60cm.

Klipspringer

Por fin nos dirigimos directamente hacía las montañas, pero no había ninguna pista de que, por entre esos pequeños picos, hubiera una carretera, pero la había, e iba a ser interesante.

Era un mini puerto, con una carretera de piedras, bueno, en un tramo tenía alguna especie de adoquines que nos recordaba a las calzadas romanas. Cuando llegamos arriba pudimos ver otro valle, igual de plano como «el nuestro», que se abría ante nosotros.

Llegamos a la Wintsand NR, es curioso que en «mitad de la nada» haya una reserva tan bien preparada.

_MG_1718.jpg

Os cuento, esta reserva es interesante porque es una especie de isla de dunas blancas en medio de un terreno rojizo ya que, esta zona, pertenece al desierto del Kalahari.
La WNR es como una especie de manantial, pero en vez de emanar agua, emana arena blanca.

_MG_1726.jpg

El complejo está preparado para pasar un fin de semana o unas minis vacaciones. Hay diferentes opciones de alojamiento, una piscina, barbacoas… Para entretenerse y disfrutar de este peculiar paisaje hay varias rutas andando, en bici, en quads (no recuerdo si lo tienes que llevar tú) y, algo que me llamó mucho la atención, puedes surfear en la arena, sí, sí, surfear en la arena.

Además, al ser una reserva, los animales están protegidos y se pueden ver varios de ellos si tienes suerte.

_MG_1722.jpg

Seguimos una de las rutas y, al llegar al final, como si de una cascada de agua se tratara, una lengua de arena blanca desciende hasta la zona donde se debe dejar el coche.

 

Nandi, como siempre, es el más decidido y comienza a subir, cuando llega arriba me anima «¡esto es una pasada!» entonces veo como se prepara y baja corriendo la cuesta de arena dando saltos y gravando con su cámara ¡¡¡está loco!!!
La anécdota del viaje (siempre nos tiene que pasar algo) que cuando llegó abajo se da cuenta que se le han caído las llaves del coche en algún momento de la bajada. ¿Alguna vez has perdido algo en una playa? ¿lo encontraste? nos quedamos más blancos que la arena, el pobre decide subir de nuevo con la esperanza de encontrarlas y ¡Eureka! estaban arriba, sobre la arena, ¡menuda suerte hemos tenido!

_MG_1730.jpg

Tras el susto, nos paseamos tranquilamente por entre las dunas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*