Encantador de serpientes

Esta entrada la redacta Nandi, yo sólo soy la editora. Besitos

El curso comenzó a las 8 de la mañana en las instalaciones de la obra que están haciendo unos compañeros en Bloemfontein.

El instructor, un hombre de unos 60 años que aparentaba bastantes menos, llamado Mike. Parecía un hombre responsable en su profesión (más le valía trabajando con serpientes)

Nos introdujo en el mundo de las serpientes desde puntos de vista muy diferentes a los que cualquiera estamos acostumbrados. Realmente todos esperábamos un curso en el que nos hablaran, una vez más, de la peligrosidad de las serpientes, su veneno, la siempre conocida por su poder estrangulador Pitón, una breve clasificación y listo. Pero no, la verdad es que nos llevamos una grata sorpresa cuando, en tan solo una mañana de teoría, nos habló de los diferentes tipos de veneno, su tratamiento en función del tiempo que ha pasado desde la mordedura (muy importante ya que el tratamiento es diferente y de ello depende que conserves el miembro afectado o incluso la vida), los efectos en las constantes vitales, ilustrándolo con las modificaciones en un electrocardiograma, la morfología de las diferentes serpientes sudafricanas y la forma de morder, la diferencia entre las escupidoras y las inyectoras, el comportamiento y carácter de las serpientes, así como una clasificación de las mismas en función de su veneno, hábitat, morfología…

A pesar de las 5h de teoría se hizo bastante ameno ya que Mike introducía bastantes anécdotas en sus explicaciones. Como por ejemplo aquella en la que perdió el dedo, y por poco pierde la vida, por culpa de un médico de Mozambique que no sabía que tenía el antídoto entre sus medicamentos, hasta que el mismo Mike lo encontró y le indicó cómo ponerlo.

Después de un lunch preparado por el hotel en el que nos alojábamos, nos dedicamos a recoger a las serpientes que Mike nos dejaba en el suelo y, en algunos casos, a meterlas en el tubo para evitar peligros mayores. IMG_8514 IMG_8515

Alguno arriesgó un poco a la hora de recoger a la serpiente con el bastón, porque se le subían por el mismo, pero todo quedó en un susto.

IMG_8497

La duda que todos teníamos y nadie preguntaba acerca de si aquellas serpientes “de muestra” tenían veneno de verdad, quedó aclarada cuando una de las escupidoras proyectó un chorro de veneno a uno de los alumnos a la máscara de protección que llevaba, o cuando otra mordió la chaqueta que colgaba de una silla y la impregnó de veneno.

La sensación general fue de haber aprovechado bien el tiempo y de estar un poco mejor preparados a la hora de encontrarnos frente a frente con una serpiente, aunque solo sea para saber hacia qué dirección correr.

Nota de la editora ¡¡¡¡que envidia, jooooo!!!!

4 comentarios sobre “Encantador de serpientes”

  1. Cada fin de semana un curso diferente con los distintos animales de la zona.
    Nandi, el «tío riesgo».
    Bsos y abrazos a los dos.

  2. Ole ole ole, para que luego digan que Nandi no tiene huevos, ahi le tienes como un gran Fran de la Jungla. Lo queno me queda claro es si eran de plástico Jajajaja. Un beso

  3. ARRRGGGGG!!!!
    A mi me dan muchísima cosa las serpientes…qizás son los animales que más «asquito» me dan….ERES UN VALIENTE NANDI!!Yo ni de coña me habría puesto enfrente de una…..
    Muchos besos desde Segovia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.