¿Cómo te llamas???

Esta es una de las frases que más estoy repitiendo desde que he llegado al hotel, se me olvidan los nombres, pero vamos, que no es nuevo. A ver si después de este mail ya no se me olvidan.

La gente del hotel es muy, muy amable, encantadora diría yo.

En este post no habrá fotos por respeto a la intimidad de las personas de las que hablo, si más adelante me dan permiso las pongo.

Nos levantamos prontito por la mañana, a eso de las 6h. Desayunamos y “nuestros hombres” se van trabajar.

Nos quedamos solas hasta las 18h que vuelven. Nos quedamos Ana y yo, la mujer de Eduardo, un compañero de Nandi. Bueno, no solas, nos quedamos con los trabajadores del hotel;

Julius y Madelene, estos son los dueños, yo aún no los conozco porque se fueron de vacaciones uno o dos días antes de que llegáramos.

Leandri, que es la cocinera y a la que le pedimos socorro en cuanto tenemos cualquier problemilla o duda.

Tinni, que, en estos momentos es como el encargado, porque los dueños no están.

Michelle,  es la pareja de Tinni y ayuda en la cocina a Leandri.

 

Luego están la gente de limpieza y mantenimiento, estos son los que más me cuesta recordar;

Hay dos chicas que son las que suelen limpiar las habitaciones, se llaman Janis y Percy, esta última tiene una niña de un año y medio, Kelly, es un amor de niña, preciosa, con unos ojazos negros que cautivan. No sabe hablar bien, así que cada vez que nos ve nos saluda desde la espalda de su madre, “herooo” “bai, bai” “Cara” (hello, bye, Clara) y así está un buen rato,  incluso es capaz de hacer una canción con esas tres palabras.
Hay otra chica, que es la que se suele encargar de poner la mesa para la cena y el desayuno, Selina.

En la cocina también ayuda una mujer más mayor, Ana la ha bautizado “la yaya”, un encanto de mujer, siempre está sonriendo y hablando sola, bueno con el resto de los trabajadores también habla, pero cuando está sola tiene unas conversaciones con ella misma…., tiene un sentido de la moda… peculiar, se ve que es una mujer coqueta y con carácter. Vamos, una “yaya” en toda regla jijiji. Se llama Elsie.

Del mantenimiento general, del jardín, de dar de comer a los animales, etc., se encargan los chicos, a estos no los tengo tan controlados.

Todos son muy amables, te saludan y sonríen cada vez que se cruzan contigo. Janis y Percy intentan hablar con nosotras, nos preguntan cosas de España, de nosotras… muy majas.

La verdad, tenemos muchas ganas de irnos al campamento por diferentes razones, pero hay que reconocer que vamos a echar mucho de menos a esta gente que nos hacen sentir como en casa.

Bueno, también vamos a echar de menos las comidas (yo por lo menos) Leandri cocina muy bien, salvando las diferencias culturales, y echaré de menos sus menús.
También echaremos de menos, yo no tanto, la carne a la brasa porque, aunque a mí me cuesta comerla porque tengo a los antiguos dueños de dicha carne mirándome directamente, hay que reconocer que está muy rica y la hacen muy bien a la brasa.

En fin, que el calor humano siempre se agradece y perderlo es duro, aunque apenas los conozcas, en cuanto transmiten que son buena gente los coges cariño y ya no quieres dejar de tenerlos cerca.

Besitos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*